Busqueda de piso y novedades en la vida

Mi vida nipona va avanzando poco a poco y ahora lo cierto es que ando un poco hasta arriba de cosas y de preocupaciones. Cuando vine la primera vez todo era mucho más relajado, tenía la visa de turista, tres meses por delante una casa que pagábamos mensualmente y pocos problemas. Iba aprendiendo y las clases no eran excesivamente difíciles.

Ahora con la vuelta la realidad fue un poco dura desde el principio. Llegar sin tener donde dormir no es algo agradable, por suerte como ya os conté se resolvió pronto pero vivir en un sitio pequeño, no tener mesa y eso hace que sea un poco incomodo vivir. Además las clases han cambiado la marcha, ahora vamos a todo trapo y hay que estudiar a diario que si no con los 10 kanjis que estudiamos cada día pues me contaréis.

Sigue leyendo