Y se abrió la caja de Pandora…

Se abrió hace más de 10 años en mi caso. Hasta los 18 años mi única experiencia en el extranjero había sido Portugal ya que esta muy cerca del pueblo natal de mi padre y nunca llegué a asumir que fuera realmente “el extranjero” ya que salvo que pagabamos en escudos todo lo demás era muy parecido. Sucedió entonces que mi tía se fue a vivir fuera concretamente a Edimburgo, Escocia, y mis padres pensaron que sería una fantástica idea mandarme a estudiar en verano algo de inglés. A mi me daba una mezcla de pereza y miedo. Pereza por un lado porque yo estaba acostumbrado a los veranos en España, parte en Madrid con los amigos, otra en un pueblecito leones de fiestas de pueblo en pueblo liandola más parda allá donde fueramos y alguna excursioncilla esporádica y para completar otro pueblo de la sierra Onubense donde disfrutaba mayormente de nuevo de la noche veraniega.

Sigue leyendo