Conflicto entre cerebros

Todos tenemos una forma de pensar que viene determinada por muchos factores. Lo creamos o no uno de estos factores es la cultura de nuestro país o de nuestro entorno. Creo que en España somos muy dados en general a la improvisación y a la picaresca. Esto tiene aspectos muy positivos y es que en general he visto a personas que gracias a esta forma de pensar pueden ser muy flexibles en su forma de pensar y crear pensamientos alternativos muy interesantes. El problema es que creo que ademas no solemos ser muy perfeccionistas y tendemos a ser por conjunción de estos dos puntos chapuceros. Nos encantan las soluciones temporales que terminan siendo eternas.

Sigue leyendo

La mujer en Japón (la educación)

Este es un tema mucho muy profundo y del cual no me siento preparado para hablar con propiedad y desde luego el sitio para hacerlo no sería un blog y es que podría escribirse un libro entero sobre el tema de la mujer en Japón. No quiero entrar en juicios de valor ni mucho menos, tan solo quiero daros a conocer un pequeño apunte que es muy posible que os resulte tan curioso como a mi me resultó cuando me enteré.

Es posible que sepáis que en España antiguamente existían unas clases específicas para las mujeres, es posible que vuestras madres o si no seguro vuestras abuelas las vivieran. En dichas clases les enseñaban a coser, cocinar y en definitiva a poder ser buenas amas de casa. Personalmente pienso que estas nociones básicas son muy importantes al igual que lo son aprender a cambiar una bombilla, desatascar una tubería o cambiar el cajetín de un enchufe por ejemplo. Pero a mi personalmente lo que me choca es que se separase a mujeres y hombres.

Sigue leyendo

El (diferente) humor japonés

Todos tenemos claro que si hay algo que varía profundamente dependiendo de la cultura de cada país es el humor. De hecho incluso varía por zonas, no es lo mismo el humor de Andalucia que el de Cataluña, Galicia o Madrid. Notas que te vas consiguiendo integrar a niveles altos en un país cuando comienzas a comprender su humor. El refinado humor inglés, el caca culo pedo pis americano o el humor negro español son ejemplos de esto. Seguramente que alguien de fuera que escuche nuestros chistes tan brutos termine saliendo corriendo.

En Japón el humor también es muy distinto tal y como lo es su cultura. En general es un humor más inocente que el de España o el de Estados Unidos (lo cual no es dificil por otro lado). Los humoristas suelen ir en grupos y no se llevan nada (o al menos yo no he visto los monólogos). Por lo que yo he visto hasta ahora lo que más abunda son los momentos en los que se ridiculiza a alguien. En Japón el miedo al ridiculo es muy fuerte y paradójicamente como más se divierten es viendo a comediantes (normalmente feos) ridiculizados en la tele por famosos (guapos). Entre los comediantes es muy común que cuando se enfaden se peguen entre ellos, tortazos en la cabeza, una especie de capones con la mano abierta. Es muy típico entre los humoristas ese «golpe» que según dicen si se hace bien no hace daño 🙂

Sigue leyendo

Las cogorzas de los japoneses

Se que os debo un post desde hace mucho tiempo, pero es que últimamente no doy abasto y el tiempo libre que tengo intento pasarlo por ahí y no con el ordenador, pero bueno no me gusta dejar olvidado esto. Lo primero muchísimas gracias a los que me estáis pfreciendo ayuda con los logos, al final lo difícil será elegir uno y es que todos los que me mandáis molan muchísimo. También deciros que un proyecto profesional con el que estoy ya ve la luz al final del tunel y todo parece indicar que esta semana (más tarde que temprano) estará acabado y tendré más tiempo libre Yeaaah!

Dicho esto, vamos al tema: «los borrachos japoneses». Para ilustrarlo lo mejor es que veáis el vídeo que encabeza este post, se trata de un hombre en claro estado de embriaguez aguda. Siempre se ha dicho y se ha creído que los japoneses toleran muy mal el alcohol y que por tanto beben muy poco, porque cuando lo hacen les sienta fatal. Esto es una generalización que lleva algo de verdad, pero es mejor que lo veamos por partes.

Sigue leyendo