Sobre las colas en Japón

El viernes pasado tuve un primer aproximamiento a lo que son las colas en Japón, esto podría parecer trivial pero no es así por varias razones. La primera porque fue el primer evento en lo que consideraré desde ahora como un día de suerte, una buena racha, quizá os hable de ello en otro post, pero ahora las colas. Me interesa hablar de lo sucedido porque fue bien curioso y divertido y también porque quiero que comprendais la importancia de las colas en Japón. Aquí les encanta hacer colas y a los comercios les encanta que los clientes las hagan.

Siempre sacan productos en edición limitada a determinados precios, o hacen lanzamientos exclusivos, o regalos a los primeros clientes, lo que sea, todo con tal de tener al abrir una cola en sus puertas, cuanto más larga mejor. Y los clientes no se quejan, a cambio de esperas consiguen lo que quieren, es una de esas asociaciones win to win. No obstante la obsesión nipona por las colas es tal que ya la gente se pone en las colas por ponerse. No es coña, un poco exagerado si, pero coña no. Pensad cuando veis una cola grande, pensáis, mierda, ahí tienen que dar algo de puta madre y os queréis enterar de que va y si al lado hay una más corta, es porque es peor, así que mejor colocarse en la larga…

Sigue leyendo

En España la gente no sabe hacer colas

226930122_761371a77b

Los extranjeros cuando vienen a España y van a comprar algo a un mercado se sorprenden del sistema de “la vez”. Éste ingenioso sistema consiste en que cuando llegas preguntas “quien da la vez”? Y el último que llegó te irá que él/ella y sabes que después de ser atendida esta persona te tocará a ti. No funciona del todo mal, pero a veces se producen malentendido y altercados, que si se cuela alguien, que si uno solo pedía tinta de calamares y no tiene que esperar la cola… en fin, que tiene sus fallos. Ya está muy instaurado el sistema de números y salvo en pequeños o muy perdidos establecimientos tienen un numerito tu lo coges y cuando te toca te atienden. Lo bueno de esto es que puedes irte más fácilmente a hacer otras cosas mientras. Además para gente que no domine el lenguaje bien mejor, no tiene que decir aquella frase rara de “quién da la vez?”

Ahora bien en muchos lugares (correos uno de ellos) han instaurado un sistema de colas multiples. La idea es muy sencilla y seguro que todos los conocéis, además de los números se te da un letra, la letra corresponde a la cola que haces, si ponemos un ejemplo médico que se ve muy claro si estás en la cola del ginecologo te dan el ticket G y si estas en el del cardiólogo el ticket C, no son intercambiables, nadie querría ir al ginecologo a que le miren el corazón… En realidad no se difiere mucho al mercado, donde coges un número para la pescadería, otro para la frutería y otro para la carnicería. La diferencia es que aquí se dispensa todo junto y se muestra en una misma pantalla, de esta forma esta todo más centralizado, parece que es mucho mejor sistema.

Pero claro, ahora entra en juego la estupidez humana, que como bien decía Einstein: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana y de lo primero no estoy seguro.” Pues bien con este sistema hay gente que piensa que se le están colando… Sin ir más lejos ayer en correos cogimos un ticket para la cola A, a su vez había cola B, C y E. Tras llevar unos 20 minutos esperando una mujer comenzó a quejarse porque ella llegaba esperando 1 hora y acababa de pasar un chico que había entrado hace 5 minutos, la funcionaria le contesto que hay un sistema de tickets y de colas que si el tiene el suyo no es que se pudiera colar. En realidad lo que ocurría es que estaba en una cola que estaba más llena o iba más lenta claro… pero ella seguía en sus 13 y se fue de ahí habiendo montado el numerito y yendose indignada confiada en que se le habian colado. Y digo yo, tan complicado es? Porque mira que si tienes ticket de la carnicería no te vas a quejar de que en la frutería les atienden más rápido :S

Historia de bonus (si quieres leerla pincha en “seguir leyendo”, si te aburriste de mi pasa de esto.
Sigue leyendo