Sobre las colas en Japón

El viernes pasado tuve un primer aproximamiento a lo que son las colas en Japón, esto podría parecer trivial pero no es así por varias razones. La primera porque fue el primer evento en lo que consideraré desde ahora como un día de suerte, una buena racha, quizá os hable de ello en otro post, pero ahora las colas. Me interesa hablar de lo sucedido porque fue bien curioso y divertido y también porque quiero que comprendais la importancia de las colas en Japón. Aquí les encanta hacer colas y a los comercios les encanta que los clientes las hagan.

Siempre sacan productos en edición limitada a determinados precios, o hacen lanzamientos exclusivos, o regalos a los primeros clientes, lo que sea, todo con tal de tener al abrir una cola en sus puertas, cuanto más larga mejor. Y los clientes no se quejan, a cambio de esperas consiguen lo que quieren, es una de esas asociaciones win to win. No obstante la obsesión nipona por las colas es tal que ya la gente se pone en las colas por ponerse. No es coña, un poco exagerado si, pero coña no. Pensad cuando veis una cola grande, pensáis, mierda, ahí tienen que dar algo de puta madre y os queréis enterar de que va y si al lado hay una más corta, es porque es peor, así que mejor colocarse en la larga…

Pero lejos de la trascendencia de estas colas hoy os contaré lo que nos sucedió el viernes, el día en el que hicimos nuestra primera cola para conseguir una oferta. Eramos nuevos en todo esto, no sabíamos que hacer, hasta ahora mi única experiencia con este tipo de ofertas fue cuando hace 5 años Juan y yo le pedimos a un tipo de una tienda algo así como 10 discos duros, no se cuantas memorias y demás, cuando el tipo nos contó que eso no eran ofertas, si no una especie de concurso, al comprar algo cogías una bolita y esa bolita te podía dar derecho a comprar una de esas super ofertas.

Ya estábamos sobre aviso entonces y además Hiroko entiende japonés lo que es un grado. Por la noche vimos la oferta, un ordenador de 60mil yenes por tan solo 15mil, wow! Pero solo hay 20 unidades… bueno, es viernes y no tenemos nada que hacer y si madrugamos y hacemos cola? Y si ya hay mucha gente pues aprovechamos que hemos madrugado y nos vamos por ahí a montar en bici. Dicho y hecho ahí estábamos a las 7 de la mañana, nos encontramos ya con una cola de unas 30-40 personas a un lado y un pequeño grupúsculo de 5 a otro lado. Había unos carteles así que nos acercamos a verlos, ahí decía que donde la cola larga era para comprar las ofertas normales y que para el ordenador y la tele (también había una tele) se esperase en otra cola (donde estaba el grupúsculo) y que empezarían a dar los números a las 8:30.

Bien, no teníamos prisa ninguna, ni que hacer cola, ya que era un sorteo. Nos fuimos a desayunar y cuando volvimos, la situación era más o menos la misma, la cola larga había crecido y el grupusculo seguía siendo de 5 personas. Hiroko se acercó a preguntar y efectivamente esas 5 personas esperaban para el ordenador, al escucharnos una pareja de unos 65 años que estaban los primeros en la otra cola nos dijeron que ellos también estaban para el ordenador y que estaban primeros que llevaban desde las 4 de la mañana! Entonces les dijimos, ok, pero aquí dice que es un sorteo y que la cola se hace aquí, es así? Entonces por primera vez en las 4 horas que llevaban ahí sin hacer nada se les ocurrió leer el cartel que tenían encima de sus cabezas. Se dieron cuenta pero empezarón a decir que no era justo que ellos llevaban desde las 4 y blah blah… ante la revuelta más gente se interesó y claro lo que llevaban ahí desde la madrugada se pusieron nerviosos…

Supongo que el grupo de los menos tontos, al darse cuenta de la cagada, diría pues que subrnomal soy, callaría y esperaría a que le dieran su número del concurso a ver si había suerte. Pero una de las no tan listas si que quería hacerse notar. Se trataban de una mujer de origen chino ataviada con ropa de varias marcas predominando en louis vuiton (o como quiera que se escriba…), me extrañó mucho que una persona que lleva 3mil euros en ropa se quiera ahorrar 300 euros en un ordenador aguantando toda la noche en pie, en ese momento pensé en las buenas falsificaciones que hacen en Hong Kong. La cuestión es que la mujer con todas sus marcas, con su acento y su “perfecto” japonés se abalanzó sobre nosotros, increpándonos por colarnos.

Para aquel entonces se había montado un pifostio interesante y la gente se movía descontroladamente entre las dos colas, mirando los carteles, acercándose a ver que pasaba. Nosotros explicamos que lo que decía en el cartel era que quien se llevaría eso sería por sorteo, había un mapa de donde hacer las colas y demás, pero que a nosotros nos daba igual que solo estábamos preguntando y que si querían hacer cola en el otro lado nos daba igual. A medida que la gente leyó el cartel se fue pasando a nuestra cola, porque en realidad era donde tenían que estar. Suciedió pues que nos quedamos los primeros de una cola de unas 40 personas, cuando habíamos llegado hace 5 minutos. La mujer china estaba visiblemente alterada, seguía sin comprender que el orden de la cola no valía, que era un sorteo. O simplemente quizá no quería creerlo.

Lo que hicimos fue salir de las primeras posiciones de la cola y ponernos al final del todo, no se si la señorita esta se sintió que habría ganado o aliviada, que se yo. El caso es que ahí al final de la cola esperamos media hora más mientras nos comíamos nuestro desayuno comprado. Cuando abrieron a eso de las 8:15 adivinad quien fue flechada a quejarse a los de la tienda, si nuestra amiga adoradora de osos pandas, junto con la pareja de 65añeros. Juntos olvidaron toda la educación y respeto que suele reinar en este país. Bueno en realidad si la había y fue por parte del dependiente. Éste estuvo tratándoles de usted y hablándoles amablemente todo el rato, incluso pidiendo disculpas, cuando los carteles habían estado toda la noche colgados con las normas, los mismos carteles que habían tenido toda la noche estas personas detrás de sus cabezas.

Al final, todo el mundo se fue con su numerito y a las 10:45 salían lso resultados del sorteo. A las 11:15 llegamos nosotros, vimos el cartel y Hiroko dijo incredula… me ha tocado 🙂 Fuimos al mostrador donde nos dieron la tarjeta que nos daba derecho a comprar el ordenador. De esa mañana no cambiaría nada, ni el madrugon, ni el momento de las colas, todo fue divertido e interesante, solo cambiaría el haber llegado antes a buscar el número y coincidir con Chunli para ver su cara al ver que nos tocó.

Por último añadir que en realidad los japoneses si que saben hacer estas colas. Después de estas 40 personas que se pegaron el madrugón llegaron otras 250 más, que llegaron un poco antes del cierre del sorteo con todo preparado. Eso fue lo que hicimos nosotros en el sorteo del día siguiente, pero es que claro, nuestro día de suerte ya había terminado.

12 comentarios en “Sobre las colas en Japón

  1. Pero bueno, ¿todavía queríais más después de que os tocara el día anterior? 😛

  2. Recuerdo la famosa frase del Ferchu, para ocasiones de colas “to the queue !!!!”, que hay que decirle a cualqueira que se quiera colar en el extrangero.

    1. Jaja si Sebas esa frase es mítica, siempre la recordaré y no solo hay que usarla en el extranjero, en todos lados! jaja

  3. he de decir que al principio me ha costado hacerme la idea del rollo de las 2 colas. Pero al final todo aclarado.

    Yo creo que si en España hicieran algo así también harían cola desde muy pronto (ojo digo harían porque no estoy en España) El claro ejemplo es el presunto día sin IVA del chorramarK

    1. Tranquilo que te hincharás a ver colas y si es de vuestro agrado nos chupamos una… cola digo… uff esto se esta liando cada vez más… xD

  4. A mi me paso algo parecido en le Tokyo Game show de hace un par de anyos. Queriamos comprar la entrada alli mismo en el recinto, asi que vimos en la puerta un sitio con una larga cola, fuimos a la cola y le preguntamos al ultimo que si eso era la cola para comprar las entradas. El tio respondio: NO LO SE! hahaha. Bien! Un tio que no sabe porque hacia cola.

    Rodrigo chupado colas… bien, bien, me lo apunto.

Los comentarios están cerrados.