Mi experiencia con las reverencias en Japón

Lo siento pero de momento no puedo poneros el post con todas las cosas que han ocurrido en estos días, y es que estoy más que hasta arriba ya que tengo miles de cosas pendientes que tendría que haber hecho ya.

Tan solo os contaré una pequeña anecdota que yo encuentro muy graciosa. Aquí es normal hacer reverencias para despedirse, saludarse, dar las gracias, etcétera. No es que sea un gran experto pero básicamente el rollo es que la persona de menor grado tiene que inclinarse algo más que lo que se inclina la de mayor grado y cuando mayor sea la diferencia del grado más tendrá que inclinarse.

En las tiendas tienen un dicho parecido al que tienen en “El Corte Inglés” pero más exagerado que es: “El cliente es Dios”. Entonces bueno si tu haces una reverencia para despedirte después de comprar ellos la harán más grande, siendo la mayor (que yo sepa) la de 90 grados.

Trás la introducción os cuento la historia, resulta que ayer fuimos a comprar una Play Station de segunda mano y Hiro a comprarse un nuevo ordenador que el suyo sonaba ya como una carraca, pues resulta que tenía yo mi play ya en la bolsa en el suelo y compramos el ordenador de Hiro, el hombre nos dio el ordenador haciendo una pequeño reverencia (agachando la cabeza e inclinando ligeramente la espalda), yo le dije arigato y al mismo tiempo me incliné hacia delante para coger la bolsa con mi play que estaba en el suelo, por lo que me incliné considerablemente. Ante esto el vendedor alarmado me hizo una super mega revenrencia de 90 grados que seguro que estaba tocando el mostrador con la nariz. Yo no pude evitar reirme y pedirle disculpas.

Creo que el tema de las reverencias va a ser algo divertido 😛

14 comentarios en “Mi experiencia con las reverencias en Japón

  1. @Atatiwa fue realmente cómico si xD

    @Marisa pues weno sólo le hice una pequeña reverencia, depende del contexto y la cara significan cosas distintas claro 😛 es todo un tema este de las reverencias xD

  2. ¡qué bueno! me he reido mucho, seguro que esto es solo el principio, no dejes de contarnos todo lo que te pase.
    bessssssssssssss,
    tia pi

  3. Qué bueno!!! Cuando vaya a Japón procuraré siempre agacharme a atarme los zapatos jejejeje 0:-)

    Un besote Zordor, que no pude ir a tu despedida, y dale otro a Hiro de mi parte. Muas

  4. Ese dependiente no aguantaria ni 2 minutos en los callejones de ranelagh.
    abrazos desde ny

Los comentarios están cerrados.