El tabaco en “La chica de ayer”

la-chica-de-ayer-1

La chica de ayer es una serie española en la que un policia retrocede en el tiempo hasta 1970 o por ahí, epoca en la que el acababa de nacer, justo cuando su padre esta a punto de abandonarles. Bueno no voy a entrar en más aspectos de la serie porque no es lo que me interesa contar.

La cuestión es que en la serie aprovechan a mostrar constrastes interesantes que le llaman mucho la atención al prota viajero del tiempo. Una de las cosas que le llaman la atención es la forma de ser de la gente, de la policia en concreto, mucho menos respetuosa con las minorías como son los gays, las personas con problemas físicos o (y no siendo estas una minoría) las mujeres. También le llama la atención como han cambiado los canones de belleza, en esa época les gustaban las mujeres rollizas, lo que ahora diríamos que es regordete y ahora una mujer se afanaría a perderlo haciendo una dieta o asistiendo a un gimnasio.

Pero sin lugar a dudas una de las cosas que le choca a él y nos choca también a nosotros es la libertad con la que se trata y se hace uso del tabaco. Nos llama la atención que fumen dentro de la comisaria y demás lugares públicos, hasta el punto de que en un capítulo en el que sale un hospital la enfermera esta fumando delante del paciente en coma. Ante esto el protagonista, al igual que nosotros, se escandaliza.

A mi me pasa un poco esto a menor medida, vengo de un país que en materia de ley y cultura del tabaco esta más adelantado que España. Allí no se puede fumar en ningún y digo ningún recinto cerrado publico. Ni en restaurantes, ni pubs, ni cafeterías; no hay zonas especiales para fumadores ni nada de eso, sencillamente si quieres fumar te vas a un lugar al aire libre. Esto mismo ya ocurría en Italia y en España se supone que debería pasar algo parecido, pero ya sabéis Spain is different.

Cuando yo veo a alguien encenderse un pitillo dentro de un bar me escandalizo, como hace Hector Alterio en “La chica de ayer” y si vemos videos dentro de 10 años de gente fumando en bares nos escandalizaremos todos también. Y si no, tiempo al tiempo.