De vuelta de un viaje largo

Desde hace ya tiempo que sigo un blog que me encanta es el de Diario del viajero es un blog de weblog SL y redactado por tres personas: Guillermo Carvajal, Lola Rovati y Enric Cadorna Este último firma el artículo que quiero comentar que me ha hecho mucha gracia, yo de momento lo voy a copy pastear completo porque me ha parecido sublime:


¿Tienes problemas reajustándote a la vida normal en casa después de haber viajado durante una buena temporada?
Aquí te dejo unos cuantos consejos para que te vayas aclimatando…

1. Cambia tu cama por un par o más de literas. Cada noche invita a gente al azar para dormir en tu cuarto. Asegúrate que al menos una vez a la semana una pareja se emborracha y le da por enrollarse en una de las literas. Más intenso es todavía si la pareja en cuestión lo hace en la cama inferior, así te zarandean arriba con su ritmo mientras vas repasando la Lonely Planet.

2. Duerme en tu saco de dormir y olvida de limpiarlo por meses. Mete en su interior unos cuantos bichitos para levantarte con algunas marcas y pequeñas mordeduras en tus brazos y piernas.

3. Mantén toda tu ropa en la mochila. Recuerda de olerla antes de ponértela y reintroduce el hábito de usar la plancha muy LENTAMENTE.

4. Pídele a un miembro de la familia o amigo que de vez en cuando te robe alguna pieza de comida de la nevera, preferiblemente aquella que más deseas o la más cara. Mantén al menos una pieza de comida más tiempo de la debida o en una bolsa bajo el sol.

5. Aunque sea Domingo, evacua tu hogar a las 10ª a.m., y quédate en la esquina con cara de perdido. Pregunta al primer tío que pase por delante con un estilo étnico parecido al tuyo si han encontrado algún lugar para dormir que esté bien.

6. Cuando vayas en transporte público (en el metro, por ejemplo) preséntate a la persona que se sienta a tu lado. Dile a qué parada subiste, adónde vas, cuanto tiempo has estado viajando, cuantos hermanos y hermanas tienes, cuanto cobras y a qué te dedicas. Si te contestan que van a Sants, diles que te encontraste a un tío en otra línea que te dijo que tal sitio era terrible y que escuchaste que la Sagrera era mucho mejor y más barato.

7. Engancha un papel en la ducha para que el agua caiga en cuentagotas. Ajusta la temperatura para nunca estés del todo satisfecho entre agua fría y caliente.

8. Si entras en un restaurante, habla con signos al camarero haciéndole ver que tienes hambre. Si ves que te mira extrañado, adéntrate en la cocina, abre la nevera y señala qué te gustaría zamparte.

9. Cuando vayas a visitar una habitación para compartir en un piso, recuerda que en este mundo los escarabajos, las arañas y las ratas no pagan alquiler.

10. Si vuelves al mundo de las entrevistas de trabajo, recuerda que ahora solamente piensas en forjarte un gran futuro en este maravilloso mundo que te ha visto a nacer. Diles que sueñas en meterte en hipotecas, que buscas un trabajo estable y el viaje te ayudó a sentar la cabeza. No les digas la verdad, ¡que te mueres de ganas de conseguir dinero rápido para salir huyendo en busca de un nuevo viaje!

Estas simples pero inefectivas instrucciones te deberían ayudar para volver de nuevo a la sociedad occidental con el mínimo esfuerzo.

Mis amigos mochileros comprenderan todas y cada una de estas 10 chanzas 😀 Es sencillamente genial, tan buenos como este artículo podéis encontrar más en el blog, y os recomiendo que os susbscribais a sus feeds son un absoluto torrente de buenos artículos de viajes.

2 comentarios en “De vuelta de un viaje largo

Los comentarios están cerrados.