The Geek and the Friki

Como ya sabeis desde hace tiempo estabamos haciendo un videoblog llamado The Geek and the Friki. Este videoblog tenia una gran inspiracion que poca gente pillo, que es The Random Show:

Y si veis nuestros primeros capitulos vereis que son MUY similares:

La misma estructura, el cameraman y todo eso. La unica diferencia es que ellos hablan de cosas como hoy he invertido 1 millon de dolares en esto o en aquello jaja.

El caso es que nos dimos cuenta de que una de las cosas que mas demandaba la gente era que les enseniasemos cosas de Japon y de hecho eran estas partes lo que mas triunfaba en los videos. No queriamos dejar de hacer nuestros capitulos y hablar de estas cosas, porque al final era lo que nos apetecia hacer, pero pensamos que podiamos hacer tambien otro tipo de videos con los que podriamos hacer algo interesante. Esta vez nuestra inspiracion fue Casey Neistat, Casey hace unos videos increibles en plan vlog, el publica un blog cada dia y lo cierto es que te carga de energia cada capitulo que ves.

De el hemos aprendido (o estamos aprendiendo) a hacer planos mas dinamicos, tomas mas cortas, buscar otros puntos de vista, contar historias, la importancia de ser regular con los videos y de centrarse en tu pagina de youtube.

Para esto tomamos varias medidas:

  • Independizarnos. Ya no dependiamos de la cuenta de youtube de Hector, nos fuimos a nuestro propio canal.
  • Cerrar nuestra pagina web, vimos que debiamos de centrarnos totalmente en el canal, y ahora la web solo redirige al canal, es la forma mas rapida y facil de acceder a este tgntf.com
  • Dar al cameraman un papel mas activo, su voz y su punto de vista nos interesa mucho y aunque mantenemos el nombre y la “marca”, Carlos toma un papel totalmente activo en esta nueva etapa. Ya era uno mas, pero ahora tambien de cara al publico
  • Limitar nuestro trabajo al minimo y depende de cuantas menos personas mejor. Si hicimos lo que amenazamos y despedimos al Capitan Urias jaja. No, en serio, le estamos super agradecidos, pero hemos empezado a montar nuestros videos, es mucho mas mierder, pero los podemos tener ya y no tenemos que andar dando por culo a nadie.
  • Empezamos a hacer videos diarios. Somos 3, nos turnamos los videos y si las cosas se tuercen siempre alguien te puede cubrir, no hay excusas, un video ha de salir cada dia. Esto hace que cambies tu forma de actuar y al igual que antes tenia mi mentalidad de “bloguero” y siempre que vivia algo pensaba en como lo escribiria, ahora ando haciendo videos sin parar
  • El equipo no nos puede limitar. Antes siempre grababamos con los microfonos, la D800, el tripode… muchas cosas se quedaron sin grabar por no tener esto a mano, ahora si tenemos el iphone podemos grabar video. Grabar sin parar! Ese es el secreto!

Y eso, ahora en nuestro nuevo canal estamos ilusionados de enseniaros esta nueva etapa y estamos tratando de llegar a tener el maximo numero posible de suscriptores posible, ya que el mundo de youtube se mide por esto, por los suscriptores, asi que como dicen los youtubers… LIKE AND SUBSCRIBE!!!

Os dejo con algunos capitulos de muestra, aunque teneis mogollon en el canal.

Ey… va en serio, suscribios!!!

Ikigai, el nuevo libro de Hector Garcia (Kirai) y Francesc Miralles

IMG_6486

En la vida creo que has de tratar de rodearte de gente que te haga crecer de una forma o de otra. Hector es sin duda una de las personas mas inteligentes y brillantes que conozco, sin duda un genio. Como todo los genios es polifacético y una de las cosas le gusta hacer es escribir. Esta faceta de escritor ya la conocéis por su blog y por los libros que ya ha publicado: Un Geek en Japón y Momentos. Estos dos libros están bien y si vais a venir a Japón el de un Geek en Japón es un imprescindible, pocos libros te conseguirán mostrar Japón con tanta profundidad y de una forma tan amena.

Dentro de un par de semanas Hector presenta en sociedad su ultima criatura, un nuevo libro llamado Ikigai. El titulo completo es Ikigai (Los secretos de Japón para una vida larga y feliz), yo aqui leo Ikigai… y mierda marketiniana jaja. El caso es que Hector recibio ayer una copia de su libro, el fruto de su esfuerzo de dos años, solo tenia un copia y esa misma noche me paso esa copia a mi, es un grandísimo honor ser una de las primeras personas en leer su libro. No es la primero vez que un amigo escribe un libro y no es la primera vez que me dejan leerlo antes de publicarlo. En todas las ocasiones que esto ha pasado he disfrutado del libro y he de decir que todos han sido buenos libros, pero este… este parecía estar escrito para mi, he sentido que estaba leyendo algo que va a ser muy grande.

Ikigai es el sentido de la vida, es lo que nos hace despertarnos por la mañana. Se trata de un concepto japones que por mucho que te expliquen con palabras no podras entender en profundidad, necesitaras leer un libro para poder comprenderlo, y este libro es el perfecto para hacerlo. Pero antes de nada dejarme dejaros este gráfico que os enseñara un poco mas sobre lo que es el ikigai.

graph

Tras esto ya quizá lo tengáis algo mas claro y quizá os haya picado mas el gusanillo. Hector es una persona muy curiosa y a el tambien le pico el gusanillo, se puso a investigar y a leer. Muchos de nosotros leeríamos algo en la wikipedia, incluso alguno leeríamos algún libro o documental al respecto. Pero Hector lo que hizo fue leer decenas de libros de este tema, de temas de psicología que podían estar solamente remotamente relacionados y que no fue si no al mirar la vista atrás cuando pudo unir los puntos. También comenzó a conversar con su amigo y escritor Francesc y termino encaminándose en la aventura de visitar el pueblo de Okimi, el pueblo con mayor numero de centenarios del mundo, para aprender sus secretos y comprender mejor el Ikigai y el porque este Ikigai puede tener relación con la longevidad de estas personas, si es que lo tenia.

IMG_6492

El resultado de todo esto es concentrar en un solo libro todo lo que Hector aprendió en dos años. Ademas todo esta armonizado, increíblemente hilado y contado por el saber hacer de Francesc. No tengo el placer de conocerle, pero si conozco a Hector y puedo saber cuales son sus palabras y cuales no. El resultado de esta union es algo realmente exquisito. Yo empece a leerlo tranquilamente en el mismo momento en el que nos despedimos en el anden del metro y no pude despegar mis ojos de el hasta que salí a la calle y la luz de las farolas de la calle no era suficiente para poder leer cómodamente. Al llegar a casa me senté en mi mesa y seguí leyéndolo, me fui a la cama y lei mas. Tuve que forzarme a parar, porque quería que me durase al día siguiente, cuando cerré los ojos llevaba mas de la mitad del libro.

IMG_6493

Al día siguiente me encamine feliz al trabajo y feliz de saber que tenia un rato de tren ya que suponía poder volver a la lectura. Ya desde primera hora había puesto en practica consejos que había leído en el libro y lo siento es que estaba yendo a trabajar con energía renovada, la energía de estar mirando el mundo con otros ojos. Por trabajo tuve que desplazarme, es un trayecto de unos 40 minutos y al llegar ya casi había terminado todo el libro. He de reconocer que tuve que escaquearme un ratito del trabajo para leer el ultimo capitulo del libro. Lo cerré y poder contenerme corrí a escribir a Hector y decirle la maravilla que me parecía, el nervioso me preguntaba si se lo decía en serio, Hector lo vas a petar! le dije.

Pues si quereis leer su libro lo tendreis disponible dentro de bien poquito aqui mismo:

Ikigai en Amazon

¿Saben los japoneses escribir kanjis?

Respuesta corta: SI

Si queréis que entre algo más en detalle seguid leyendo.

Todo viene de este vídeo:

En el vídeo se ve como hay gente que no recuerda escribir bien algunos kanjis. Y las conclusiones que sacan algunos iluminados son que ni siquiera los japoneses saben escribir kanjis y por tanto los estudiantes no deberían de comerse tanto la cabeza estudiándolos. Si bien es cierto que puedes llegar a hablar japonés sin saber kanjis, pero es que eso es el equivalente a ser analfabeto. No voy a entrar en este tema, pero si de verdad queréis llegar a comprender bien el japonés y vivir en este país necesitaréis mayor o menor conocimiento de kanjis.

Ahora el tema que nos ocupa, no todos los japoneses saben escribir todos los kanjis. Por supuesto que se les olvida alguno. No es equivalente a que se nos olvide como escribir una letra a nosotros, si no mas bien como escribir una palabra. Es decir cuantas veces habéis visto leído voy ha venir o me a dicho y cosas similares. Los japoneses estudian kanjis hasta que terminan el instituto y cada uno sabrá mas o menos kanjis, lo mismo que hay personas que manejan más o menos palabras. Pero se procura que todo el mundo sepa al menos 1500 kanjis y con esos se escribe el periódico y tal. Cada año esta lista se revisa y se añaden y se quitan algunos kanjis. Además sucede que cada vez más gente escribe más a ordenador y menos a mano. Por tanto hay muchos kanjis que llevan años sin escribir y que tardan un poco en terminar de recordar. Además los kanjis que están preguntando no son cosas que escribas cada día, el de batalla por ejemplo lo saben escribir rápidamente los aficionados a los videojuegos y además claro catetos hay en todos lados.

No quiero enrrollarme más, solo quería que fuera un rápido apunte, si queréis vivir en Japón o entender el idioma… haced caso a lo que seguramente os esta diciendo vuestro profesor y estudiad kanjis.

La morriña y los expatriados

El otro día mi amigo German estudiante y residente en Tokio desde hace bastantes años subió este vídeo que pongo arriba. Si no lo habéis visto dejad de leer esto y vedlo, solo son unos minutos rápidos.

Vale, ya estáis de vuelta. El caso es que me gustó y me emocionó de alguna forma, así que lo compartí con mi familia en nuestro grupo de Whatsapp. Entonces mi primo dijo que le parecía ñoño y exagerado. Estoy de acuerdo en que es un vídeo ñoño, que busca tocar la fibra sensible. No es más que algo parecido a las últimas campañas que tan de moda están, que si la campaña de lotería o los anuncios de Campofrio. Pero en este caso me llega mucho más, nada más y nada menos porque soy el target ideal, soy un expatriado que vuelve a casa por Navidad. Y aquí es donde llega la gracia del asunto, resulta que mi primo también es expatriado que lleva la tira de años viviendo en el Reino Unido.

La discusión entonces derivó hacia que no es misma la nostalgia y morriña que puedas sentir viviendo en un país que esta a un par de horas de avión y un número de euros de precio que normalmente puede comprarse con dos cifras. Si vives en Japón la distancia se multiplica casi por 10 y los precios siempre se mueven en las tres cifras, si no en las cuatro. Entonces pasé a contarle cuales eran las diferencias que yo veía en comparación a cuando vivía en Dublín, que es una situación de alguna forma bastante similar a la que vive el ahora. Con esto quiero daros mi opinión del asunto, no es que crea que tenga la verdad absoluta ni mucho menos. Lo que quiero es conocer vuestra opinión sobre mi opinión. Y es que se que hay muchos lectores de este blog que sois o habéis sido expatriados en distintos lugares del planeta.

Sin más miramientos, paso a relataros las que son para mis las principales diferencias entre ser expatriado en un país que esta cerca de nuestra casa y estar en la otra punta del mundo. Para mi la clave de todo esta en como de aislados estéis de vuestro mundo, o el que era vuestro mundo antes, así que muchos puntos irán en sintonía con este pensamiento.

  • No es lo mismo tener tu casa a 2 horas de vuelo o a 16 (en el mejor de los casos) o que el billete cueste 100 euros o 1000 euros. Esto hace que cuando vayas tengas que hacerlo por periodos de tiempo más largos de tiempo y por lo tanto siendo realistas ha de ser un año con ocasiones muy especiales para que puedas volver más de una vez en un año.
  • Relacionado con la distancia esta el hecho de que no puedas volver en caso de que algo grave o importante pase. Los casos más sonados son los casos en los que te gustaría estar de emergencia ya sea por fallecimientos o nacimientos, tener a alguien muy querido en una situación delicada por un accidente o una complicación de salud. También hay otros casos en los que hay un cumpleaños especial, tu tio o tia cumplen 50 años o se casa un buen amigo. Por mucho que te gustaría estar a su lado, la realidad es que seguramente no puedas acercarte.
  • La diferencia horaria. Este punto parece totalmente trivial, pero no lo es PARA NADA. Si vives en una zona horaria igual o con solo una o dos horas de diferencia es mucho más fácil encontrar momentos para hablar con los tuyos. Cuando tienes 8 horas de diferencia estaréis en momentos totalmente distintos del día o de la noche y muchas veces no podrá ser posible hablar. En ocasiones porque unos están en el trabajo cuando otros no y otros duermen cuando unos están despiertos, en fin un cacao. Y cuando conseguís encontrar un momento para hablar estáis uno desayunando y otro cenando, los ánimos son muy distintos en cada caso.
  • El tiempo que estés y que tengas pensado estar en un sitio. Se trata de una moneda de dos caras esta. Por un lado cuanto mas tiempo vives fuera más te acostumbras, pero al mismo tiempo es como si la nostalgia se acumulase y solo se notase de tiempo en tiempo. Cuanto más tiempo pasas fuera más tiempo pasa entre ataque y ataque de nostalgia, pero cuando vienen son mas agudos. Pero esto último puede ser algo solo mío. Si bien cuando vas a un sitio con la idea de estudiar un año o de trabajar por un periodo de tiempo, aunque sea un periodo largo como 4 años, sabes que en algún momento volverás. Pero yo personalmente llevo 6 años y siempre digo que he venido aquí por un tiempo indefinido, es decir que que lo mismo me vuelvo el mes que viene que me vuelvo para la jubilación que no vuelvo nunca. Lo cierto es que a día de hoy el lugar al que llamo casa esta en Japón.

Y estas son mis reflexiones sobre este tema, seguro que me este dejando cosas en el tintero. Pero por favor comentad aquí, que he quitado disqus que alguno os quejabais y os debería resultar muy fácil hacerlo. Decidme cuales son las cosas que para vosotros condicionan la morriña y si es la distancia un factor que cambie como se siente uno hacia ella.

Entradas para la premiere de Star Wars en Tokio

El pasado 18 de Noviembre a las 00:00 se ponían a la venta las entradas para el estreno de la nueva película de Star Wars en Japón. Nosotros estábamos preparados, teníamos una lista de los que iríamos, otra con los cines y las preferencias. Que podía salir mal… Nada, salvo que había otras hordas de miles de frikis que como nosotros tuvieron la misma idea que nosotros.

Al principio la web cargaba bien, hasta las 23:57 que todo se paralizó y la web dejó de cargar. Tras mucho intentarlo conseguí cargar la web del cine de Roppongi al que queríamos ir. Estaba como el 80% del cine libre, habíamos triunfado. Pero hubo dos problemas, máximo se podían pillar 6 entradas y nosotros éramos 8 y y que tras pillarlas siempre te decía que esos asientos los había comprado ya otra persona.

No tengo captura de la primera carga, donde estaba casi todo vacío, pero si de las posteriores y de como se fueron desvaneciendo nuestras esperanzas. Finalmente fue imposible, y no solo en el cine de Roppongi si no en TODOS a los que queríamos ir.

Screen Shot 2015-11-18 at 12.07.35 AM

Screen Shot 2015-11-18 at 12.07.49 AM

Screen Shot 2015-11-18 at 12.11.24 AM

Pero no desesperamos, empezamos a mirar en cines de los que jamás habíamos oido hablar si quiera de su existencia. Y fue ahí donde conseguimos 10 tickets que serán usados dentro de un par de semanas por 10 frikis españoles en Tokio. Se trata de un cine del cual tenemos ninguna garantía, pero sea como sea, seremos por aquello de las zonas horarias de los primeros frikis en ver esta película en el mundo.

Ya os contaré como fue la cosa, pero no os preocupéis que no habrá spoilers.

Mis penurias niponas

Es muy recurrente en el mundo de los blogs personales, de los que contamos experiencias de vida ya sea en el extranjero o viviendo la aventura que es la vida de una forma o de otra que la gente te venga a decir lo afortunado que eres por vivir como vives. Lo primero es la opinion que despiertan en mi estos temas de hablar de suerte, que ya comente en este post de “Un tio con suerte“. Y luego que claro, en nuestros blogs normalmente contamos la parte mas entretenida de nuestra vida y escondemos la parte oscura de esta. Hoy ya veo con perpectiva y a lo lejos estos tiempos, pero me gustaria contarlos para que os hagais una idea mejor de que puede significar el lanzarse a vivir a Japon.

Lo primero es que no creo que esto sea una competicion de ver quien lo ha pasado peor, estoy seguro de que hay quien ha pasado, esta pasando y pasara por situaciones mas dificiles. Asi pues no todo el mundo que viene ha pasado por momentos asi, hay quien se lo ha montado mucho mejor y quienes han decidido tirar la toalla antes de llegar a donde llegue yo, como os decia esto no es mas que una parte de mi aventura que nunca conte.

Yo me vine con la intencion de venir a estudiar un anio y despues encontrar un trabajo y para ello habia ahorrado la cantidad de 30 y pico mil euros. Cantidad mas que suficiente para el tiempo que tenia pensado. Para un chaval de 26 anios juntar 30 y pico mil euros no fue para nada moco de pavo, daria para un capitulo a parte los sacrificios para poder hacer conseguirlo.

Resulto que la vida golpeo con fuerza, cuando ahorre e hice cuentas cada uno de mis euros valia 150 yenes y cuando me vine a vivir a Tokio el euro decidio irse a tomar viento y paso a valer cada euro 100 yenes. De un mes para otro tenia los mismos euros pero si los contaba en euros habia pasado de tener  5.25 millones de yenes a 3.5 millones de yenes. Aun asi seguia siendo suficiente para vivir un anio como estudiante.

Que paso? Que no encontre trabajo y tuve que estirar a dos anios mi vida de estudiante, lo cual se hizo cuesta arriba. Sin embargo fue el tener que estirarlo 6 meses extra lo que termino de romperme todos los esquemas y el poner a prueba mi capacidad de resistencia y de ganas de vivir en el pais.

Para poder subsistir tuve que dar clases de espaniol, actividad muy cansada a veces, pero la verdad es que era agradable y bastante lucrativa. Menos gratificante fue trabajar en un restaurante espaniol donde el jefe tenia la misma empatia que un boniato asado y donde pagaban bien poco por estar todo el dia de pie sirviendo meses tras haber pasado unas cuantas horas en clase, otras tantas estudiando, otras dando clase de espaniol y luego ponte a servir y limpiar mesas.

Lo bueno de ese trabajo es que me daban comida. Los dias que comia en el trabajo es cuando mejor comia y era una de las motivaciones para ir hasta Gotanda cada dia y aguantar de pie. Un plato de comida decente. La comida basura era lo habitual, lo mas que me solia permitir era el obento de al lado de casa. Por 280 yenes (unos 2.5 euros) me daban una comida que saciaba mi hambre, pero que pienso ahora en lo sano de comer esto a diario y dejaba mucho que desear.

Para cenar mas de una noche era una bolsa de moyashi (brotes de soja) que cuesta super barato aqui, unos 19 yenes (15 centimos de euro), un bol de arroz y sal. No me perdia ningun evento de estudiantes donde dieran algo de comer gratis y en los izakayas con barra libre de comida trataba de llenarme de tal forma que no tuviera hambre hasta el dia siguiente.

Vivimos durante 4 anios dos personas en una casa de 23 metros cuadrados. Por esa epoca Esperanza Aguirre hablaba de pisos para jovenes de 30 metros y a mi me sonaban a lujo. Si alguna vez quereis poner a prueba vuestra relacion de pareja probad a vivir una temporada asi.

En esa epoca camine mucho, Shibuya Shinokubo costaba 160 yenes, era mejor caminar una hora y ahorrarse ese dinero. Ademas en casa hacia calor, se estaba mejor en la calle, mejor no poner el aire acondicionado en casa.

Mi turismo de fin de semana consistia en ir a tiendas donde tenian aire acondicionado en verano y calefaccion en invierno. A mirar cosas que a todas luces no me podia permitir.

A todo esto se suma el estres de estar muy lejos de la familia y de los amigos, perdiendote las cosas buenas y malas que suceden en sus entornos.

La busqueda de trabajo era una especie de carrera contra reloj contra dos cosas, una los dias que te quedaban en tu visado y dos los numeros (ya en rojo) de tu cuenta corriente. Y no solo se trataba de lo que gastaba cada mes, si no ademas de lo que pagaba. Cada mes tenia que pagar mil euros a la escuela gracias a los cuales podia renovar mi visado de estudiante.

Por suerte y al limite de mi paciencia, de mi dinero y de mi visado consegui encontrar un trabajo y desde entonces las cosas no han ido si no hacia arriba. Aun con todo el estres y el sufrimiento que he pasado estoy super contento de mi decision y de como todo esto me ha forjado y me ha enseniado a valorar mas lo que tengo. Cada vez que veo a un recien llegado al pais tratando de abrirse camino no puedo dejar de pensar en dos cosas, la primera es una profunda empatia por el y la otra una tristeza porque se que seguramente termine tirando la toalla porque la vida en Japon no es un camino de rosas.